Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +

EL INICIO DE NUESTRA AVENTURA

Desde 1.973

 

 

      Juan Sevila y María van Soldt decidieron dar un giro en sus vidas y cambiar la estabilidad que tenían hasta el momento por cumplir su sueño y dedicar sus vidas a los animales.

 

      María, con mentalidad holandesa, prefirió un Safari donde los animales pudiesen disfrutar de grandes espacios.

 

      Aunque el Safari Aitana se inauguró en agosto de 1.975 las obras se iniciaron a principio de 1.973, prolongándose durante dos años.

 

      Una vez finalizadas las obras, llegó el momento de la recepción de los animales. Todos los cuidadores esperaban a leones, tigres u otras fieras pero para sorpresa de todos, el primer animal en pisar las instalaciones fue Beggy, una cabrita que indultaron Juan y María el día de su boda. Al poco tiempo empezaron a llegar animales de distintas especies: leones, tigres, elefantes, cebras, jirafas, antílopes,...

 

      El Safari Aitana permaneció abierto desde 1.975 hasta 1.983 cuando una sequía extrema obligó el cierre y el traslado de los animales. En 1.989, solucionado el problema del abastecimiento de agua, se decidió reabrir el Safari.

 

      En la actualidad, dirigido por su hijo Juan Daniel Sevila y con la ayuda de todos los cuidadores y trabajadores del Safari Aitana, continuamos con un sueño "vivir con y para los animales".