MAPACHE COMÚN (procyon lotor)

Estado: Disponible

REF: 1

MAPACHE COMÚN
(procyon lotor)

 

ESTADO DE LA ESPECIE
                                               
                                          

UICN: fue catalogado en el Lista Roja en 1.996 como LR (menor riesgo). En 2.008 se considera LR, la permanencia en su hábitat no corre peligro aunque se seguirá trabajando en su conservación.
                                          

CITES: no está incluido.
                                          

CATÁLOGO NACIONAL DE ESPECIES AMENAZADAS: especie no catalogada.

CATÁLOGO ESPAÑOL DE ESPECIES EXÓTICAS INVASORAS: incluida en el Anexo constituye una amenaza grave para las especies autóctonas, los hábitats o los ecosistemas, agronomía o para los recursos económicos asociados al uso del patrimonio natural.

CATÁLOGO VALENCIANO DE ESPECIES AMENAZADAS DE FAUNA:especie no catalogada.
        


         REINO: Animalia.
         FILO: Chordata.
         CLASE: Mammalia.
         ORDEN: Carnívoro.
         FAMILIA: Procyonidae.
         GÉNERO: Procyon.
         DISTRIBUCIÓN: desde el sur de Canadá
         hasta Centroamérica.
         HÁBITAT: bosques mixtos o caducifolios,
         aunque se han adaptado a los medios urbanos.
         LONGITUD: 40 – 65 cm.
         PESO: 3 – 8 kg.
         GESTACIÓN: 60 – 73 días.  
         CRÍAS: 3 – 7.
         LONGEVIDAD: 12 años en estado salvaje y
        20 en cautividad.
           
                                 
      Osado, adaptable y con una dieta amplia, el mapache es un habitante familiar de muchos habitas. Este animal activo de día y de noche, normalmente solitario, se puede reunir en grupos en lugares donde abunda la comida, como vertederos de basura.
   

      El apareamiento tiene lugar entre enero y febrero, para el cual emiten un concierto de gorjeos y chillidos. La hembra construye el nido para las crías en cualquier lugar protegido, como el hueco de un árbol, entre las rocas o debajo de una construcción humana exterior. Las crías salen del nido después de 9 semanas y son independientes a los finales de verano (con 6 meses) las crías se independizan de sus madres.
   

      Cuando el clima invernal es severo pueden aletargarse aunque no hibernan.